¿por qué la eliminación de lecturas obligatorias en bachillerato es un error según los docentes?

Xavier Bautista

¿Por qué la eliminación de lecturas obligatorias en Bachillerato es un error según los docentes?

La reciente decisión del Govern de eliminar las lecturas obligatorias en Bachillerato ha generado un fuerte rechazo entre los docentes de catalán y castellano. María José Clua, del instituto Manuel de Montsuar, advierte que esta medida afectará negativamente la comprensión lectora de los estudiantes. Mariona Torrent señala que sin lecturas obligatorias, los alumnos perderán su hábito lector. Además, Gemma Ruiz califica la situación de «terrible» y critica la incertidumbre sobre el nuevo sistema de evaluación.

Consecuencias para los estudiantes

La eliminación de las lecturas obligatorias en Bachillerato podría tener efectos negativos en la comprensión lectora de los estudiantes. Los docentes destacan que leer obras completas es fundamental para mejorar la comprensión, la capacidad de reflexión y la expresión oral. Sin estas lecturas, los alumnos perderán no solo el bagaje cultural que aportan las obras clásicas, sino también habilidades críticas esenciales para su desarrollo académico y personal.

Un estudiante lector es superior en comprensión, gramática y pensamiento crítico.

Además, la falta de lecturas obligatorias puede afectar el hábito lector de los jóvenes. Según Mariona Torrent, del instituto Josep Lladonosa, los alumnos ya muestran poca inclinación a leer si no es obligatorio. Retirar esta exigencia podría llevar a un descenso en el interés por la lectura, lo cual impactará negativamente en sus resultados académicos. Leer fomenta el pensamiento crítico y la capacidad de argumentación, competencias que son vitales para cualquier evaluación educativa futura.

Lee también :   Reformas educativas actuales y su impacto en la enseñanza

Opiniones de los profesores

María José Clua, profesora de castellano en el instituto Manuel de Montsuar, considera que esta decisión es un “error” que vacía el contenido de la literatura. Clua subraya que trabajar solo fragmentos de libros es insuficiente y superficial. Además, argumenta que hace cuatro años los estudiantes leían ocho libros obligatorios entre primero y segundo de Bachillerato, lo cual les proporcionaba una base sólida en obras clásicas.

Por otro lado, Gemma Ruiz del Torre Vicens califica la situación como “terrible” y llena de incertidumbre. Ruiz cree que no tener lecturas obligatorias reduce la literatura a nada y ningunea las asignaturas de catalán y castellano. Según ella, poner las cosas más fáciles a los alumnos no es la solución; al contrario, se debe confiar en sus capacidades y fomentar un verdadero interés por la lectura.

Disparidad en el currículo educativo

El cambio en las troncales de catalán y castellano contrasta con otras asignaturas dentro del currículo educativo. En la ESO, por ejemplo, se trabajan principalmente novelas juveniles, mientras que en Bachillerato deberían leerse obras de mayor nivel para facilitar el acceso a libros para adultos. La incongruencia surge al mantener seis lecturas obligatorias en la asignatura de modalidad de Literatura, cursada por pocos alumnos, mientras se eliminan en las troncales principales.

Esta disparidad crea una carencia significativa en el currículo educativo. Los docentes consideran que un estudiante no puede terminar Bachillerato sin haber leído una obra completa. Esta práctica no solo mejora su comprensión lectora, sino que también les prepara mejor para enfrentar textos más complejos y diversos en el futuro.

Lee también :   Estudiantes de ingeniería en la Universidad de Valladolid: un camino más largo hacia la graduación

Reacciones y propuestas

Ante esta situación, los docentes piden directrices claras por parte del Departament d’Educació. La incertidumbre sobre cómo será el nuevo sistema de evaluación en la selectividad del próximo año preocupa a muchos profesores. Sin una orientación adecuada, cada centro quedará encargado de elegir entre un listado mínimo de dos lecturas para trabajar con los estudiantes.

Los docentes creen que la eliminación de las lecturas obligatorias no contribuirá a mejorar la calidad de la educación ni los resultados del informe PISA. María José Clua afirma que “así no se mejora” y recalca la importancia de leer obras completas para desarrollar una comprensión profunda y crítica. La propuesta es volver a implementar las lecturas obligatorias para garantizar una educación literaria completa y significativa.

Deja un comentario